Translate

domingo, 12 de noviembre de 2017

ROBERT BLOCH, EL ALEGRE FABRICANTE DE PESADILLAS


Robert Albert Bloch, judeoamericano nacido en Chicago en 1917, fue fundamentalmente un escritor de cuentos y relatos breves. Comenzó su carrera literaria publicando narraciones de ciencia ficción y de terror en revistas baratas muy populares que se conocían como pulp magazines, porque iban impresas en unas páginas amarillentas que se hacían con la pulpa del papel reciclado. También escribió algunas novelas y muchos guiones cinematográficos. El relato que acaso le ha hecho más célebre fue el que se adaptó al cine para que Alfred Hitchcock lo filmara en 1960 con el título de Psicho (Psicosis). Agradará saber a los muchos fans de Star Trek, que nuestro hombre fue autor de varios de los guiones de aquella famosa serie televisiva, precisamente los mejores. Recibió el premio Hugo, quizá el más importante que se otorga a los escritores de ciencia ficción y fantasía. De personalidad extravertida y brillante ingenio, Bloch participó habitualmente en diversos shows radiofónicos y televisivos, y hasta actuó en teatros de variedades. Su especialidad eran los juegos de palabras en que se mezclaban lo cómico y lo macabro.


Mantuvo una entrañable amistad con su maestro H. P. Lovecraff, el más exitoso autor de relatos de terror, a quien admiraba profundamente. Ambos establecieron un juego literario que comenzó con mutuas dedicatorias y culminó en que cada uno construía personajes con la personalidad del otro, ya fueran víctimas o psicópatas malvados y sanguinarios. Entre sus obras traducidas al castellano pueden destacarse: Psicosis, Cría cuervos, Terror, Cuentos de humor negro, Escalofríos, Mundo oscuro, La noche del destripador, Dulces sueños o En los límites de la realidad, entre otros. Robert Bloch falleció en Los Ángeles en 1994. A su entierro asistió una autentica legión de seguidores y amigos. Coincidían en que en vida supo ganarse el afecto de todos. En Bigotini traemos hoy la versión digital de El vampiro estelar, un magnífico relato de Bloch, en el que el personaje inspirado en su amigo Lovecraff sufre una muerte horrible. Haced clic en la ilustración y temblad como hojas con esta narración. Felices sueños.

No hay duda de que existe el más allá. Lo que nadie sabe es a qué distancia está del centro, y hasta qué hora está abierto. Woody Allen.