Translate

sábado, 18 de noviembre de 2017

JOAN FONTAINE. ANOCHE SOÑÉ QUE REGRESABA A MANDERLEY



Joan Fontaine nunca se llevó bien con su hermana mayor, Olivia de Havilland, hasta el punto de usar diferente apellido. Al parecer la enemistad comenzó a fraguarse ya en la infancia, y presidió la relación, o más bien la no relación de las dos hermanas hasta el final de sus días.
Joan era británica, aunque nació accidentalmente en Tokio. Después, prácticamente toda su carrera, lo mismo que la de su hermana Olivia, transcurrió en Estados Unidos, en aquel Hollywood de la prodigiosa edad dorada, insoportablemente glamuroso.
Quizá para llevar lo más lejos posible las diferencias con la Havilland, Fontaine se empeñó toda su vida en apartarse de la imagen mojigata de su hermana. Ella fue una de las muchas actrices que aspiraron al apetecible papel de Escarlata O'Hara en Lo que el viento se llevó. A cambio le ofrecieron el papel de Melania, y se dice que al rechazarlo contestó: para hacer de tonta, mejor llamen a mi hermana. Ese era al parecer el nivel. Siempre quiso ser una chica moderna, practicó deportes, escribió, dirigió películas, decoró interiores, y hasta se adelantó una década a Jane Fonda en interpretar una historia de amor interracial junto al jamaicano Harry Belafonte, en la película de 1957 Island in the sun, que resultó un fracaso comercial al ser ignorada por los distribuidores precisamente por ese motivo.
Pero a Joan Fontaine siempre la recordaremos por su papel de protagonista en Rebecca, la primera película que Hitchcock dirigió en América. Por cierto que el personaje que interpreta Joan no tiene nombre (Rebeca es el de la malvada y difunta primera esposa). En la película nadie se dirige a ella por su nombre. En la novela original de Daphne du Maurier esto se resuelve porque la protagonista es la narradora, pero en el filme, Sherwood y Harrison, los guionistas, tuvieron que hacer auténticos esfuerzos para obviar el nombre de pila de la tímida señora De Winter. Os proponemos hoy la revisión de esta mítica cinta. Haced clic en la carátula y deleitaros otra vez con esta gran obra de arte. Anoche soñé que regresaba a Manderley...

Próxima entrega: Alfred Hitchcock