Translate

miércoles, 1 de abril de 2020

UN POCO DE BONDAGE: EL ÓRGANO NOTAL



A quienes seguís nuestra serie sobre sexo comparado, no extrañará conocer que no sólo los seres humanos ejercen ciertas prácticas sado masoquistas a base de esposas y ligaduras. También entre otros miembros del reino animal se producen escenas semejantes. Si hemos de creer a la bióloga Olivia Judson, a quien seguimos en este comentario, los grillos de la artemisa macho, cuando curvan el abdomen para encajar sus genitales en los de la hembra, que se sitúa encima, flexionan el dorso y hacen que se cierren una especie de dientes de cepo que poseen, atrapando y sujetando firmemente a la hembra por el abdomen. Una vez atenazada, la pobre hembra se ve obligada a copular sin descanso. Lo que se dice una violación en toda regla.


Claro que la hembra de grillo de la artemisa tampoco es totalmente inocente. Tiene la fea costumbre de beber la sangre del macho. En efecto, los machos poseen un par de alas blandas y carnosas que no sirven para volar, y pegadas al cuerpo, apenas son visibles. Pues bien, esas alas están surcadas de diminutas venas a modo de una intrincada red repleta de la linfa que en los insectos equivale a nuestra sangre. Las alas sirven sencillamente para que la hembra las mordisquee durante la cópula. Han evolucionado con ese preciso propósito. La hembra lame la sangre que rezuma de las heridas, la sangre se coagula después y las alas quedan convertidas en un par de estructuras mutiladas.
Naturalmente, las hembras prefieren a los machos vírgenes con las alas intactas. Pero por su parte, los machos aspiran a poder aparearse más de una vez. Por eso, cuando una hembra monta encima para comprobar el estado de las alas, el macho pone en funcionamiento su cepo, que se cierra atrapándola. Si el macho es virgen, la hembra se aparearía con él gustosamente, pero si el macho ya tiene las alas mordisqueadas y poco apetitosas, es el cepo lo que la obliga a quedarse y copular.


Otros insectos, las moscas escorpión, tienen también una especie de abrazadera que utilizan para sujetar a las hembras. Los especialistas llaman a estos y otros parecidos artilugios órgano notal. En el caso concreto de la mosca escorpión, el macho sólo lo emplea cuando la hembra pretende escapar. Y en esta especie, lo que determina la negativa de la hembra es la ausencia de un suculento presente por parte del macho.
La mosca escorpión es una especie necrófaga que se alimenta de cadáveres de otros insectos. Los machos digamos… honrados, cuando quieren copular hacen una peligrosa excursión por ejemplo, a la tela de una araña, le roban a su dueña algún bocado de los que guardaba en su despensa, y se presentan ante la hembra con el regalito. Ahora bien, también hay machos tramposos que se van de galanteo sin aportar merienda. Es en estos casos cuando los muy canallas emplean el cepo y someten a las hembras a un coito no deseado.

En cualquier caso la violación, el uso de la fuerza, es siempre el recurso de los perdedores. El problema, hablando siempre desde el punto de vista evolutivo, es que la selección natural actúa en contra de los perdedores con buena conducta o conformistas, ya que estos no transmitirán sus genes a la siguiente generación, mientras que los machos más agresivos conseguirán más cópulas con su reprobable comportamiento, y harán que se perpetúen las conductas violentas en la especie de que se trate.
No obstante, también conviene recalcar que existen contraestrategias evolutivas dirigidas a reducir en alguna medida el éxito reproductivo de los violentos. Ya lo vimos en una reciente entrega sobre los patos azulones. También en muchas especies gregarias donde las violaciones y los coitos no consentidos son frecuentes, minuciosos estudios genéticos parecen demostrar que en esos casos la fecundación queda limitada a probabilidades en torno al 5% o menores. Tal es el caso de langostas, peces, tortugas, aves, murciélagos o incluso primates.
Las causas de esta especie de anticoncepción defensiva son diversas, desde tapones mucosos que impiden la progresión de los espermatozoides por los conductos femeninos, hasta secreciones de sustancias espermicidas, barreras anatómicas y un largo etcétera.

-Manolo, en el salpicadero se ha encendido un chivato que dice que el coche se está calentando, ¿qué hago?
-Haz como siempre, dile que te duele la cabeza.



domingo, 29 de marzo de 2020

TRABAJO, POTENCIA Y ENERGÍA: LAS BASES DE LA MECÁNICA



En física la palabra trabajo no tiene el mismo significado que en el lenguaje ordinario. En sentido físico, una fuerza no produce trabajo si no se desplaza. Así, un individuo o un sistema que se limiten a sostener un gran peso, realizarán un gran esfuerzo, pero ello no se traducirá en trabajo alguno.

Sin embargo, cuando una fuerza se traslada, desarrolla un trabajo cuyo valor depende de la magnitud de la fuerza, del espacio que recorre y de la dirección de la fuerza respecto del camino recorrido. En efecto, si tratamos de arrastrar un cuerpo venciendo el rozamiento, cuando la fuerza empleada se orienta en la misma dirección y el mismo sentido del camino, toda ella se emplea en producir trabajo. Es decir, toda ella es útil. Pero si la dirección de la fuerza es distinta de la del camino recorrido, la fuerza puede descomponerse en dos: una perpendicular al camino, y otra de la misma dirección que él. La primera no produce trabajo alguno, ya que resulta neutralizada por el peso del cuerpo. La que realmente desarrolla trabajo es la que se orienta en la dirección del camino, por eso se llama fuerza útil.


Para que exista trabajo, se precisa que exista una fuerza, y que esa fuerza se traslade. El trabajo desarrollado depende del módulo de la fuerza, de la longitud que se desplaza, y del ángulo que forma la dirección de la fuerza con el camino recorrido. El trabajo desarrollado por una fuerza constante que recorre un camino rectilíneo, es el producto de la fuerza por el espacio que recorre, y por el coseno del ángulo que forma la dirección de la fuerza con la dirección del camino. Representando el trabajo por W, y el camino recorrido por S:

W = F.S.cos a

Si la fuerza tiene la misma dirección del camino, el ángulo a, valdrá cero, y el coseno de a, valdrá 1. Por lo tanto, en ese caso:

W = F.S

El trabajo producido por una fuerza constante que tiene la misma dirección del camino recorrido, es igual al producto de la fuerza por el espacio que recorre.

En cuanto a la potencia, la definiremos como una magnitud que representa la relación entre el trabajo desarrollado y el tiempo invertido en desarrollarlo. Dos individuos o sistemas físicos pueden hacer el mismo trabajo, pero si uno de ellos tarda la mitad de tiempo que otro, decimos que tiene doble potencia que él. Representando por P la potencia y por W el trabajo, tendremos:

P = W/t

En general, se llama energía a toda causa capaz de desarrollar un trabajo. Así, el viento es capaz de mover un barco y por eso posee energía. El agua contenida en un estanque elevado es capaz de mover una turbina al caer, y por tanto también posee energía. Existen tantas formas de energía, como formas hay de producir trabajo: mecánica, calorífica, eléctrica… Ciñéndonos a la energía mecánica, la dividimos en dos clases principales: energía potencial y energía cinética.

Energía potencial es la que tienen los cuerpos por causa de su forma, de su masa, de su composición química, y sobre todo, por causa del lugar que ocupan en el espacio respecto de otros cuerpos. Este último caso se conoce también en mecánica, como energía de posición. Así, los cuerpos situados en el campo gravitatorio a una altura h, poseen una energía potencial que es fácil de calcular, ya que deberá ser equivalente al trabajo que desarrollan al caer por el tiempo que tardan en hacerlo (potencia). Dicho trabajo será igual a la potencia expresada en términos de masa por gravedad Mg, por la altura, h:

Ep = Mg.h

Energía cinética es la energía debida al movimiento, es decir, la energía que tienen los cuerpos en movimiento por causa de la velocidad a la que se mueven. El valor de la energía cinética que posee un cuerpo de masa M que se mueve a una velocidad v, es:

Ec = ½ M.v2

Pero los cuerpos en movimiento pueden sumar varios tipos de energía. Por ejemplo, un martillo que se mueve, posee además de la energía cinética debida al movimiento, la energía potencial debida a la posición que ocupa, y a su propia masa. Lo que nos lleva una vez más a la bellísima solución final de Albert Einstein que como bien sabéis desde el post que dedicamos a la teoría especial de la relatividad, aquí no nos cansamos de alabar:

E = mc2

Aquí queda impresa otra vez para que volváis a contemplarla y apreciarla en todo su valor. Por mi parte, no añadiré ni una sola palabra.



¿No es usted la señorita Smith, hija del famoso multimillonario? ¿No? Perdone, por un momento pensé que me había enamorado.  Groucho Marx.




miércoles, 25 de marzo de 2020

FRANK GODWIN, PIONERO DE LOS SERIALES SEMANALES



Nacido en Washington en 1889, Frank Godwin, era el hijo del editor del Washington Star. Estudió arte en Nueva York, y comenzó a dibujar profesionalmente a partir de 1905. Por medio de su padre frecuentó a insignes ilustradores como Flagg o Gibson, de quienes puede considerarse alumno aventajado.
Pronto destacó como ilustrador literario, realizando espléndidos dibujos tanto en blanco y negro como en color, para clásicos juveniles como Robin Hood, La isla del tesoro o las obras de Shakespeare.
Brilló de forma especial en el cómic, género en el que puede considerase uno de los grandes de todos los tiempos. Su estilo, sus formatos y hasta sus argumentos fueron adoptados por clásicos tan importantes como Hal Foster (El príncipe Valiente), Milton Caniff (Terry y los piratas) o Alex Raymond (Flash Gordon), entre otros.
Comenzó sucediendo a J. Norman Lind en sus populares Viñetas de la vida, entre 1924 y 1927. También realizó algunos otros seriales de calidad, pero dos series destacan sobre todo en su extensa producción. La primera de ellas, Connie, iniciada en 1927, relata las andanzas de una intrépida heroína que protagonizó tanto historias detectivescas como aventuras de ciencia-ficción. La serie se vendió en todo el mundo, y fuera de América fue especialmente exitosa en Francia. La segunda, Rusty Riley, que dibujó a partir de 1948 para King Features Syndicate, contó con los magníficos guiones de Powers. Era un serial apasionante cuyo protagonista, Rusty, un muchacho vivo y valiente, se veía envuelto en trepidantes aventuras en una granja ecuestre de Kentucky. La serie, muy cinematográfica, fue muy imitada en su época, y se convirtió en la más leída de las tiras cómicas semanales que aparecían generalmente los sábados en la prensa americana.
Frank Godwin continuó dibujando hasta su muerte acaecida en 1959, cuando contaba 69 años. Os dejamos una selección de sus magníficos trabajos.




























domingo, 22 de marzo de 2020

CARY GRANT, EL AUTÉNTICO REY DE LA COMEDIA









Cary Grant, un inglés trasplantado a Hollywood en los primeros años treinta, fue un auténtico ídolo de los públicos del mundo entero durante más de tres décadas. Tenía la virtud de parecer un caballero aunque estuviera vestido de harapos. Tenía otras muchas virtudes. Dotado tanto para el drama como para la comedia, Grant encarnó en las pantallas a cerca de un centenar de personajes a lo largo de su extensa carrera. Supo fabricar una personalidad a su medida, un tipo amable, elegante, inteligente y con gran sentido del humor, ya encarnara a un ladrón, a un militar, a un espía, a un científico o hasta a una falsa mujer como hizo en La novia era él. Supo ser todas esas cosas y ser a la vez siempre Gary Grant, un galán irresistible para cualquier mujer. Un galán nada convencional, muy alejado del tópico del macho que representaba por ejemplo Clark Gable, o de los tipos duros que encarnó muchas veces Humphrey Bogart. Grant enamoraba a las damas pero sabía a la vez caer simpático a los caballeros.
Fue sin duda el rey de la comedia, género en el que brilló con especial fulgor. Poseedor de una vis cómica notable, Grant consiguió como ningún otro actor hacer reír a varias generaciones de espectadores.
Hoy en nuestra particular filmoteca os invitamos a ver una selección antológica de escenas de Arsénico, por compasión, comedia de Frank Capra que junto a Priscilla Lane protagonizó en 1944. Fue probablemente el papel en el que nuestro hombre desplegó la mayor parte de sus muchos recursos cómicos, gestos y ademanes acaso un tanto histriónicos, como correspondía a la naturaleza de la película, una adaptación de obra teatral que Capra filmó prácticamente como si colocara la cámara sobre las tablas de un escenario. Haced clic en la carátula y disfrutad unos minutos con la desternillante actuación de este gigante de la interpretación, cuya voz en versión original contribuye a acentuar aun más su comicidad.

Próxima entrega: George Cukor.


 

miércoles, 18 de marzo de 2020

LA DINASTÍA ETRUSCA. LOS REYES MERCADERES


Anco Marcio, fallecido hacia el 600 a.C., fue el último de los cuatro reyes que los historiadores republicanos llamaron reyes agrarios, si hemos de creer las crónicas, una especie de primus inter pares en una Roma recién nacida e igualitaria. En aquellas primeras décadas desde su fundación la ciudad había crecido, y sus ciudadanos ya no eran simplemente labradores con más o menos tierras. Había ya artesanos, mercaderes, banqueros… En el conjunto de sus habitantes o plenum, además de los fundadores o patricios, estaba la plebe.
Apoyado por la plebe ascendió al trono el hijo de un griego y una etrusca, Lucio Tarquino, que al convertirse en rey tomó el nombre de Tarquino Prisco. Era un tipo instruido que conocía la filosofía, la geografía y las matemáticas, y no se limitó como sus predecesores, a mirar las estrellas y ofrecer sacrificios a los dioses. Tarquino Prisco permaneció en el trono nada menos que treinta y ocho años. Hizo grandes conquistas y amplió la influencia romana desde el mar Tirreno, cuyas costas dominó de norte a sur, hasta los montes Apeninos. La urbe pasó de tener apenas treinta mil habitantes, a sobrepasar los cien mil.

Tanto se aseguró Tarquino Prisco el apoyo de la plebe, que para echarlo del trono los patricios que componían el Senado, hubieron de recurrir al asesinato. Pero su viuda, Tanaquila, jugó sus cartas con astucia. Se hizo apoyar de nuevo por la plebe, y mantuvo el trono hasta que su hijo Servio, cuyo nombre hace sospechar que fuera hijo de una sierva de su padre, alcanzó la mayoría de edad.
Servio fue el primer y el último de los reyes romanos que no fue elegido, sino impuesto. Pese a la oposición del Senado, continuó la obra de su predecesor, ampliando las conquistas, embelleciendo y saneando la ciudad de manera que hasta el mismo Tito Livio, historiador republicano que en su obra denostó todo lo posible a los reyes, tuvo que reconocer las grandes mejoras realizadas por Servio. Durante su reinado Roma probablemente superó el medio millón de habitantes. Servio reformó la política romana, convirtiéndola en una verdadera plutocracia. Abolió las primitivas curias, y estableció cinco clases en función de su patrimonio. A la primera pertenecían los ciudadanos que poseían al menos cien mil ases, y a la última los que tenían menos de doce mil quinientos. Es muy difícil calcular a qué corresponderían hoy aquellas cuantías, pero las diferencias hablan por sí solas. Los miembros de la primera clase, votando por centurias, sumaban noventa y ocho votos de los ciento noventa y ocho totales que completaban los comicios, así que resultaba prácticamente imposible que los ricos perdieran una votación.

Consolidado como estaba Servio en el poder, los senadores tuvieron que recurrir de nuevo al asesinato para librarse de él, pero esta vez lo confiaron al brazo ejecutor de su sobrino-yerno, de nombre otra vez Tarquino. La jugada no salió como esperaban los conspiradores, ya que el sobrino se apoyó en los guardias de palacio para hacerse elegir y ascender al trono. Su reinado fue mucho más tiránico aun que el de sus predecesores, por lo que se ganó a pulso el apelativo de Tarquino el Soberbio, por el que lo conoce la Historia.
Si hemos de creer a Tito Livio, el Soberbio se divertía haciendo asesinar en el foro a los ciudadanos que se le oponían. Conquistó vastos territorios de la Italia central y meridional, incluida la región de Etruria, de donde procedía su estirpe. Quizá se volcó tanto en las conquistas exteriores, que descuidó un tanto la urbe. En este tiempo Roma acaso ya sobrepasaba los setecientos mil habitantes.

Perino. Tarquino el Soberbio funda el templo de Júpiter Capitolino

El encargado de deponer al último Tarquino fue también un sobrino suyo, Lucio Junio Bruto, que ha pasado a la Historia como el héroe instaurador de la República. El Soberbio había hecho asesinar a su padre, y aprovechando que se hallaba ocupado en sus conquistas, Bruto sublevó a las legiones acuarteladas en Roma, y marchó hacia el norte para enfrentarse a su tío. Tarquino huyó, refugiándose en Clusium, actual Chiusi, una de las ciudades etruscas a las que había humillado, gracias a la bondadosa acogida que le dispensó su lucumón Porsenna.

De esa forma, en el año 509 a.C., o bien en el 246 ab urbe condita, se extinguió la monarquía de los reyes mercaderes, etruscos o Tarquinos. Se inauguraba así la era republicana.


-¿Crees en una vida mejor después de la muerte?
-Depende. ¿Después de la muerte de quién?




domingo, 15 de marzo de 2020

ANA CARO DE MALLÉN. VALOR, AGRAVIO Y MUJER



Nacida en 1590, no está claro si en Granada o en Sevilla, Ana Caro de Mallén es junto a María de Zayas, una de las mujeres más reconocidas de la literatura española del Siglo de Oro. No eran buenos tiempos para que ninguna mujer destacara ni en las letras ni en ningún otro ámbito, por lo que se supone que la juventud de Ana transcurrió sin salir del seno familiar. Si existió obra suya en ese periodo, se ha perdido.
Su debut literario y público se produjo en 1628, cuando participó en unas fiestas poéticas celebradas en Sevilla en honor de los mártires jesuitas de Japón. Nueve años más tarde, en 1637, se le conoce un poema laudatorio durante las fiestas madrileñas del Buen Retiro. A partir de esos inicios, se sabe de su amistad con María de Zayas y del reconocimiento que algunos escritores de la época hicieron de su talento. Destaca en ello la opinión de Luis Vélez de Guevara, que en su Diablo Cojuelo la llama décima musa sevillana. Tuvo estrecha relación con el cabildo de la catedral de Sevilla, que la mencionó en algunos documentos. Contó también al parecer con la protección del todopoderoso Conde Duque de Olivares.

Ana Caro asistió a la academia literaria del Conde de la Torre, que a pesar del nombre académico no pasó de ser una tertulia. Rodrigo Caro aseguraba que ganó numerosos concursos literarios y justas poéticas de las que entonces abundaban en Sevilla y en toda España, así que parece lícito considerarla como una de las primeras escritoras profesionales de nuestro país. Recibió muchos encargos para glosar diversos acontecimientos de su tiempo, por ejemplo fue célebre y celebrado su Romance por la victoria de Tetuán, escrito en 1633.
Conviene dejar claro que Ana Caro de Mallén no fue lo que se dice una voz crítica. Al contrario, para sustentarse de su trabajo literario en las circunstancias de tiempo y lugar que le tocó vivir, tuvo que relacionarse muy estrechamente con la nobleza y con los poderes fácticos, por lo que su obra se plegó al discurso y al pensamiento dominante. No fue precisamente una contestataria.


Aparte de esta obra en prosa y en verso de loa por encargo, Ana escribió entre 1641 y 1645 varios autos sacramentales, aunque lastimosamente solo se han conservado sus títulos: La cuesta de la Castilleja, La puerta de la Macarena y Coloquio entre dos.
En cuanto a su obra dramática, lo más destacable de su producción, brilla por su acertado tratamiento de los personajes femeninos, su habilidad para urdir enredos, lances y otros efectos dramáticos de gran eficacia. El conde Partinuplés es una comedia caballeresca con tintes mitológicos, basada en leyendas artúricas y carolingias, lo que acredita a su autora como muy versada en esos géneros. En nuestra Biblioteca Bigotini os traemos la versión digitalizada de su comedia Valor, agravio y mujer, una magnífica pieza de enredo de ambiente palaciego, que desarrolla muy hábilmente el mito de Don Juan, el burlador de Sevilla, esta vez travestido en mujer mediante el manido recurso de la dama embozada que se finge varón para lograr su objetivo. Haced clic en la portada y disfrutad esta hermosa y singular comedia.

He perdido mi reputación, pero no la echo en falta. Mae West