Translate

martes, 17 de julio de 2018

JAMES SWINNERTON, UN PIONERO EN EL OESTE


James o Jimmy Swinnerton, fue un californiano nacido en Palm Springs en 1875. Era el hijo de un severo juez que dirigía un diario de lo más serio. El joven Jimmy ingresó a los catorce años en la Escuela de Dibujo de San Francisco, y muy pronto, en 1892, comenzó a dibujar caricaturas para el San Francisco Examiner, uno de los muchos diarios propiedad del omnipotente William Randolph Hearst. En esos años acababa de descubrirse una nueva subespecie de oso en las Montañas Rocosas, y el magnate encargó a Jimmy una serie de ilustraciones sobre tan famoso animal. Hay quien dice que esta serie (California Bears, que luego se llamó The Little Bears) fue incluso anterior a The Yellow Kid, el chico amarillo de Outcault reputado como la primera tira cómica publicada. No es prudente entrar en polémica, pero diremos que los osos de Swinnerton estaban divididos en viñetas y mostraban los diálogos dentro de bocadillos. Sea como fuere, nuestro hombre fue también un pionero indiscutible del cómic.
Tentado por el éxito de algunos de sus colegas del Este, James se trasladó a Nueva York, aunque no cambió de patrón, pues siguió dibujando para Hearst en el Journal American. Se hicieron muy populares distintos trabajos suyos, como una serie cómica sobre el Arca de Noé (Mount Ararat), otra titulada Little Jimmy, que fue su trabajo más exitoso y duradero, y aun otra con unos graciosos tigres (The Little Tigers), que tuvo continuación en otra llamada Mr. Jack, por el nombre de su protagonista, una especie de tigre seductor cuyas aventuras románticas resultaban más adecuadas para adultos que para niños, lo que causó quizá la primera polémica de ese tipo alrededor de un cómic. También en esto Swinnerton fue un pionero.
Al objeto de convalecer de la tuberculosis que padecía, James Swinnerton se trasladó a Arizona a principios del siglo XX, y allí encontró inspiración para su serie Canyon Kiddies, los chicos del cañón, unos traviesos críos indios sobre los que años más tarde el genial Chuck Jones produjo un memorable corto animado para la Warner.
Bueno, pues este fue James Swinnerton. Aquí os dejamos un puñado de ejemplos de su trabajo, que esperamos os hagan disfrutar.