Translate

domingo, 1 de octubre de 2017

JOSÉ MARÍA BLANCO-WHITE, EL INGLÉS HETERODOXO


Este sevillano nacido en 1775, que fue inscrito en su bautizo como José María Blanco Crespo, era descendiente de irlandeses afincados en Andalucía. Su padre, el vicecónsul británico William White, españolizó su nombre como Guillermo Blanco, y se casó con la andaluza Gertrudis Crespo. José María readaptó posteriormente su nombre para expresar su doble origen, por eso ha pasado a la Historia de las Letras Españolas como José María Blanco-White.
Siguiendo la tradición católica familiar, estudió con los dominicos y terminados los estudios, profesó como sacerdote. Pero muy pronto, a los diecinueve años, vio flaquear su vocación religiosa. Más tarde, volcado por entero en las artes, el humanismo y la literatura, frecuentó los ambientes intelectuales de su tiempo, alternando con figuras tan sobresalientes como Juan Pablo Forner, Arjona, Tenorio Herrera, Reinoso o Alberto Lista, con quienes fundó la Academia de Letras Humanas de Sevilla. Fue en estos años cuando comenzó a publicar sus primeras obras, tanto en verso como en prosa.


Marchó a Madrid en 1805 como preceptor del infante Francisco de Paula. Conoció a Juan Meléndez Valdés y a otros intelectuales de la corte, y adquirió reputación de ser uno de los más prometedores poetas y literatos españoles. Durante este periodo mantuvo relaciones con Magdalena Esquaya, que concibió a Fernando, su único hijo. Aunque de forma todavía secreta, Blanco-White había ya renegado de la fe católica, desengañado en parte por el ultracatolicismo de su familia, que mantenía a dos de sus hermanas en conventos de clausura, y en parte por sus propias lecturas y su acercamiento intelectual a la Iglesia Anglicana. Además de su heterodoxia religiosa, que le puso en aprietos con la Inquisición y le granjeó un puesto de honor en la Historia de los heterodoxos españoles de Marcelino Menéndez Pelayo, se encontró tras la Guerra de la Independencia enfrentado políticamente al poder, por su decidida participación en las Juntas Patrióticas y su declarado liberalismo. Se había trasladado a Inglaterra en 1810, en principio con intención de regresar a España, pero ya no regresó. Falleció en Liverpool en mayo de 1841.


Desde el punto de vista literario, Blanco-White ejemplifica a la perfección la transición entre el Neoclasicismo y el Prerromanticismo. Es escritor igualmente reconocido en las letras españolas y en las inglesas, pues tanto en prosa como en verso, brilló en ambos idiomas. Fue él mismo quien se encargó de traducir del uno al otro la mayoría de sus obras. Desde la óptica de la cultura española, Blanco-White fue quizá nuestro principal embajador en el mundo anglosajón. Junto al estadounidense Washington Irving, supo plasmar la idiosincrasia de la España y los españoles decimonónicos con gran rigor y lejos de los prejuicios y los tópicos que se adjudicaban a nuestro país en el resto de Europa. En este sentido, Blanco fue inspirador de los primeros hispanistas británicos, que en fechas posteriores han dado tan importantes figuras al estudio de nuestra Historia y nuestra cultura. Biblioteca Bigotini tiene hoy el placer de poneros al alcance de un clic (hacedlo sobre la cubierta) una formidable versión digital de la Autobiografía de José María Blanco-White, que su autor escribió en inglés, sin traducirla en vida al castellano. Es la mejor fuente para introducirse en el pensamiento y el devenir biográfico de este heterodoxo irlandés que fue también español hasta la médula de los huesos.

Ser bisexual duplica las oportunidades de conseguir una cita el sábado por la noche. Woody Allen.