Translate

lunes, 11 de septiembre de 2017

ALGERNON BLACKWOOD Y LA ATRACCIÓN DE LO OCULTO



Nacido en 1869 en Shooter's Hill, un suburbio londinense, Algernon Blackwood tuvo unos comienzos difíciles. Le fue forzoso emigrar a América. En Canadá, Alaska y Nueva York ejerció los más variados empleos como granjero, recepcionista de hotel, minero y periodista. De vuelta a su Inglaterra natal, comenzó a escribir relatos de terror de los que era un ávido lector. Consiguió verlos publicados y su éxito fue inmediato. Su especialidad eran los relatos breves. Blackwood fue un cuentista excepcional cuyo talento admiró a críticos de la talla del mismo Borges. Aunque encuadradas en el género terrorífico, sus narraciones resultan sobre todo inquietantes y asombrosas. Las tramas están magníficamente construidas, y van conduciendo al lector a un final inesperado y sorprendente. Estamos ante un maestro en la creación de ambientes y en la sugestión.

En la década de 1940 publicó diez volúmenes de narraciones cortas. Con la novela tuvo menos suerte, pues varias de las que escribió quedaron inéditas. Alternó durante años la escritura con la lectura de sus relatos en la radio, ya que al parecer poseía una voz profunda y bien modulada, muy adecuada al medio radiofónico. Su relato Los sauces, escrito en 1908 y publicado mucho después, está considerado como uno de los mejores de su género. Hubo quien relacionó a Blackwood con la misteriosa Golden Dawn, una organización secreta involucrada en ciertas prácticas esotéricas, a la que al parecer pertenecieron también otros escritores de literatura fantástica de su generación. Falleció a los 82 años, en 1951.
Biblioteca Bigotini pone al alcance de un sencillo clic (que podéis hacer sobre la imagen) la versión digital en español de su relato La casa del pasado. Se trata de una breve narración en la que el lector podrá dejarse envolver en la peculiar atmósfera mágica de los cuentos de Algernon Blackwood. Espero que os guste.

La única ventaja de jugar con fuego es que uno aprende a no quemarse. Oscar Wilde.