Translate

jueves, 8 de junio de 2017

BING CROSBY, LA VOZ DE TERCIOPELO



Cantante de jazz y baladista de voz acariciadora, Bing Crosby representó en el loco Hollywood de la edad de oro, los valores más conservadores de la sociedad americana. Evolucionó de jovencito de ojos claros, pelo rizado y bien cortadito, en suma el yerno ideal, a madurito con amplias entradas y votante republicano. La sensatez personificada. Se encontró como pez en el agua en los varios papeles que interpretó de cura católico irlandés redentor de muchachos díscolos. Entre sermoncito y sermoncito, Crosby se arrancaba con una balada dulce como la miel, que humedecía los ojos de millones de espectadores. Los censores que aplicaron el código moral con mano de hierro lo ponían continuamente como ejemplo. Ya de muy mayor y prácticamente retirado de la escena, limitó sus apariciones públicas a los programas televisivos navideños. Bing Crosby fue pionero en la costumbre que adquirieron luego muchas estrellas, de editar discos anuales con villancicos. Le imitaron en eso Sinatra, Martin, Amsgtron, Streisand y un sinfín de divos.

Hoy os proponemos visionar la versión original de Las campanas de Santa María (1945), todo un clasicazo del cine familiar. Impagable también la presencia de una Ingrid Bergman angelical en el papel de monjita inefable. Dejando aparte mensajes y moralinas, se trata de un filme notable. Haced clic en la carátula, relajaos y disfrutadlo.

Próxima entrega: Barbara Stanwyck