Translate

lunes, 17 de julio de 2017

HOWARD HAWKS. OFICIO Y TALENTO




Alguien que es capaz de conseguir que Gary Cooper hiciera reír al público o que John Wayne actuara, tiene que ser muy bueno. Ese alguien era Howard Hawks, un director con oficio, pero también mucho más que eso, un hombre de cine, un verdadero artista.
Hawks se desenvolvió con igual soltura en la comedia, el western o el drama. Dirigió a las más rutilantes estrellas de Hollywood y se ganó el respeto y la admiración de propios y extraños. Como no frecuentaba los ambientes intelectuales de su tiempo, su talento no fue reconocido hasta varias décadas después de que ya fuera un cineasta importante. A ello contribuyeron de forma decisiva los críticos franceses de Cahiers du Cinèma adscritos a la moda europea del reencuentro con el cine clásico. Él nunca se consideró un artista. Recibió de manos de Wayne su Oscar honorífico con la naturalidad de quien acepta una cerveza.
En Filmoteca Bigotini tenemos la satisfacción de ofrecer a nuestros lectores el enlace para visionar un formidable documental sobre la vida y la obra de este gran director. Haced clic en la foto porque merece la pena, os lo aseguro.

Próxima entrega: Bette Davis