Translate

miércoles, 21 de marzo de 2018

VIEJOS TEBEOS. LOS PRECURSORES ESPAÑOLES



La caricatura y el dibujo humorístico español hunde sus raíces ya en la profundidad del XVIII y en el romántico XIX, donde se publicaron bien de forma abierta o casi siempre clandestina, sátiras gráficas de diversa índole. A los hermanos Bécquer, Gustavo Adolfo y sobre todo Valeriano, que era un gran artista, se atribuye la serie cómico-pornográfica que ridiculizó las andanzas y proezas sexuales de la reina Isabel II. Publicaciones como La Ilustración Española y Americana, o más tarde Blanco y Negro, fueron pioneras en dar a conocer el magnífico trabajo de algunos de los más interesantes ilustradores y caricaturistas españoles.
Fue ya en las postrimerías del XIX y en los primeros años del siglo XX, cuando adquirieron carta de naturaleza las historietas, a imagen y semejanza de las tiras cómicas foráneas, y los chistes gráficos. La inmensa mayoría de las publicaciones gráficas enfocadas al público infantil o a los adultos, vieron la luz en Madrid, Barcelona, y en menor medida, Valencia.

En la capital aparecieron revistas festivas como Guasa Viva, Monos, Macaco o Buen Humor, lúcidos antecedentes de otras publicaciones míticas que les sucederían. Entre los artistas madrileños o que publicaban en el Madrid fini y neosecular destacaremos a Ramírez, Reinoso, Sileno, Sama, Planas, Garrido, Xaudaró o K-Hito. Los editores barceloneses dieron el salto de la revista gráfica para adultos, como Papitu o Cu-Cut, a las publicaciones infantiles con historietas, tal como concebimos los que luego serían típicos tebeos españoles. Entre estos últimos pueden mencionarse B-B, Chiquitín, Pocholo, Charlot o Dominguín. Y entre los dibujantes e historietistas que trabajaron en las editoriales catalanas destacan nombres tan ilustres como los de Opisso, Apeles Mestres, Pellicer Montseny o Carlos Bech. De algunos vamos a ocuparnos expresamente en sucesivas entregas de esta atípica Historia del Cómic que venimos ofreciéndoos periódicamente.
Para abrir boca, aquí tenéis un ramillete de ejemplos del trabajo de aquellos primitivos precursores. Esperamos que os gusten tanto como a nosotros.