Translate

domingo, 19 de marzo de 2017

SIGUE EL CAMINO DE BALDOSAS AMARILLAS



Sigue el camino de baldosas amarillas, aconsejaba el hada buena a la pequeña Dorita. El Mago de Oz es desde el principio hasta el final, una película redonda. Desde el día de su estreno se convirtió en un clásico del llamado cine familiar, genero por cierto, que junto con las primeras producciones de Disney, también de aquella misma época, inauguró este filme mítico.
Es de destacar el grandísimo contraste que se plantea ya desde el guión, y que siempre ha fascinado a los espectadores. Una Dorita en blanco y negro abandona su patria de Kansas también en blanco y negro, y con casa y todo va a aterrizar precisamente en el país de Oz, lleno de luz y color. Son sensacionales los secundarios: el espantapájaros, el león y el hombre de lata, el “todopoderoso” Mago de Oz, naturalmente, y sobre todo, la malvada bruja, personaje genial con su horrible cara verde y aquellos increíbles monos voladores.
Y luego está la música, claro. A pocos minutos del comienzo, Judy Garland, toda una fuerza de la naturaleza, entona con aquella prodigiosa voz suya el inolvidable Somewhere over the rainbow. Precisamente queremos ofreceros el enlace (clic en la carátula) para visionar ese momento mítico de la película. Gozadlo como merece, y recordad siempre que más allá del arco iris los sueños pueden convertirse en realidad.

Próxima entrega: Judy Garland